Mutación Celular…

De siempre, me ha atraido la labor de Mirra Alfasa (Madre); su experimento en transformar la materia celular (Cuerpo) , en un estado Superconsciente, o Supramental.
Alli buceé, lo que pude, en  la  practica  de Yoga  Integral; con esa inquietud, llega a mi Vida, el Diseño Humano, en una Sintesis reveladora de todo el Potencial, alineado en el Cuerpo… y sigo experimentándome, en mi quietud Consciente, alegría Serena, y aire de transformación.

chakra-dance
Saboreando esta Consciencia corporal , con la Esencia de  Biodanza y Danza del Alma… que preparan el camino para profundizar en el Cuerpo Luminoso… que se revela poco a poco , y transforma esta biología.
 Y como la Vida, tiene todas las respuestas a las inquietudes, resueno con la Ley Quántica del desdoblamiento del tiempo al Ser, que me situa en el experimento de Madre: integrar en las células corporales, la Superconsciencia de la Esencia … Alinenado y preparando  el camino para la Mutación que ya está en Marcha… 

El Regalo, llega, con las Claves Genéticas de Richard Rudd.. en las que me embarco .. y encuentro propósito a mi Existir…..como parte de la Totalidad…… y cada momento, voy inspirandome en como manifestarlo…… Parece, que ahora resuena como un espacio compartido y libre..Multicolor

Espacio ArtySer.

***************
El Yoga Integral de Sri Aurobindo y La Madre, que le ayudó a parir

Sri Aurobindo parece la antítesis de Gandhi. La otra cara de la moneda de la espiritualidad y la política de Gandhi.
Nacidos con dos años de diferencia, ambos eran buscadores espirituales, ambos lucharon por la independencia de la India y a ambos se les ofreció la Presidencia del Consejo Nacional Indio
Gandhi defendía la no violencia y la movilización del pueblo como elementos fundamentales para conseguir echar a los ingleses y Aurobindo creía en la lucha armada. Mientras Gandhi lideraba y vivía entre las impresionantes masas de la India y con ellos recorría a pie los caminos para reivindicar sus derechos, Sri Aurobindo dejó pronto la política y se encerró en una habitación para experimentar en sí mismo el yoga integral.
Gandhi creía que la tradición, los libros sagrados de diferentes religiones y los ascetas eran pilares fundamentales en el desarrollo de la espiritualidad de un ser humano, Aurobindo estaba convencido de que había que construir algo radicalmente nuevo a través de la propia experiencia y le atraía poco la experiencia ajena.
Manifestacion
Sri Aurobindo solo mantenía contacto asiduo con La Madre, Mirra Alfassa, una mujer de mirada tímida y huidiza, divorciada dos veces, sin hijos, que fue, desde que le conoció, su compañera y la continuadora de su indagación interior. Como una verdadera madre ella le confortaba, le cuidaba, le traía los alimentos .
Madre debía de ser una extraordinaria gestora, pues ella concibió y consiguió llevar a la práctica, con la ayuda de la UNESCO y del Gobierno de la India, la construcción de la ciudad más asombrosa que existe en el mundo: Auroville.

aurobille

 

*  AudioVideo-  Ciudad de las Almas libres-

*Video

una ciudad en construcción que parece una constelación del espacio y también una célula, y que pretende ser un lugar de convivencia donde las personas puedan desarrollarse espiritualmente y crear el nuevo ser humano que ellos entendían que estaba a punto de nacer.

El yoga integral de Sri Aurobindo gira en torno a la transformación de la vida terrenal como resultado del cambio, incluso físico, del cuerpo y de la mente, de las propias células. Él deseaba ver el Paraíso en la Tierra, decía: “Mi meta es conocer y también manifestar la divinidad en el mundo, haciendo descender con este fin un Poder todavía inmanifiesto: la Supermente.”
: “El yoga integral es una cuestión de la acción sincronizada entre la aspiración personal “desde abajo” y la gracia divina “desde arriba”. Para que esto se produzca lo esencial es la entrega, sin que existan técnicas prescritas, ni mantras, ni posturas o ejercicios de respiración.
Sri Aurobindo, y después Mirra Afassa, La Madre, creían que la conciencia tiene distintos estados, como si fuera un interruptor que da luz u oscuridad, que puede fijar o iluminar distintas realidades. Para ello, para poder acceder a esa mirada distinta, hay que desmontar todo el entramado de pensamiento, emociones, prejuicios, percepciones sensitivas e ideas firmemente arraigadas desde siglos que tendrían su sede en la propia célula, para crear un ser humano nuevo, un ser humano que podría llegar a ser inmortal.
“Un yogui en cuatro caminos”